Una de mis primeras obras con el mar como fuente de inspiración fue “Mare Nostrum” (1998), una serie limitada de 10 piezas de vidrio fundido apilado y con acabados en frío por David Hierro. Medidas: 15 x 12 x 5 cms