Salimos de la Gran Gala Final del LCI Barcelona Fashion Film Festival tal y como entramos. Rodeados de grandes amig@s y felices de haber aportado nuestro granito de arena, por segundo año consecutivo, en un evento tan maravilloso.

En primer lugar es de obligado cumplimiento felicitar a las organizadoras del festival. Un equipazo. Andrea, Eva y Alba lo han vuelto a hacer. Y mejor. Esta segunda edición, con el auditorio del Museu del Disseny de Barcelona lleno hasta la bandera, ha sido sencillamente espectacular. El nuevo formato, con entrevistas al jurado, videos de agradecimiento de los premiados que no han podido asistir y presentación de todos y cada uno de los nominados, ha sido muy dinámico. ¡La gala se nos pasó volando!

Una edición que también ha contado con la importantísima colaboración de la Escuela de Diseño LCI de Barcelona , donde además se han organizado reuniones y workshops, dentro del marco de actividades del mismo festival. Mención especial también para el director de BCN Fashion Press, Jordi Campo, que, una vez más, estuvo apoyando desde su plataforma de referencia del mundo de la moda, este magnífico evento.

Núria, como miembro del jurado de esta edición, bajó al escenario para hacerse la photo finish con los premiados, las directoras del evento y otras personas que han trabajado duro para ayudar en la selección a los mejores fashion film de este año.

Nuestros premios (bueno me gusta usar el plural mayestático, pero quién los diseña y realiza en realidad, en el estudio de Nutopía, es Núria) fueron a parar a manos de los dos mejores fashion film de la velada:

Mejor fashion film emergente, “Sunday Roast” de Nuria Tolós.

Mejor fashion film profesional, “Spygramers” de Ines de León.

La gran gala terminó con música en directo, cerveza y un divertido pica-pica. Un momento ideal para charlar con grandes amig@s y colegas de esta segunda edición del LCI Barcelona Fashion Film Festival, hacernos alguna que otra foto para publicar en nuestro universo de redes sociales (Alberto Redondo, colega y enorme profesional cubrió el evento), y para felicitar en persona a las responsables de esta magnífica aventura, a caballo entre el mundo de la moda y del cine. Un lujazo de velada.

Ah! Por cierto, Núria aprovechó una noche tan especial para sacar a pasear por primera vez su última obra realizada en vidrio, que lleva por título “Liberando a la bestia”. Toda una extraordinaria muestra de intenciones…