Descripción del proyecto

Nuestra Señora de la Fibromialgia no es virgen, ni es santa. Su sufrimiento no es venerado, ni visibilizado, ni tomado como modelo de nada. Nuestra Señora de la Fibromialgia vive en muchas mujeres de manera invisible, recorriendo un Via crucis que dura años. Sintiéndose cuestionadas por todo el mundo. Haciendo un peregrinaje inacabable de consultas médicas y pruebas estériles, que solo acaban confirmando que algo, en sus cabezas, no funciona bien. Porque todo es culpa suya. Nuestra Señora de la Somatización. Santísima Educación Católica de La Culpa.

La Dolorosa quiere visibilizar la Fibromialgia, tan invisible como real, que vive escondida dentro de cientos de miles de personas, casi todo mujeres. La Dolorosa se pone el dolor por corona y empodera la guerrera que la lleva, alejándola del sentimiento de debilidad, manifestando en cambio, la fortaleza, y la luz que de ella emana, a pesar de todo.

Obra dedicada con todo mi corazón y gratitud a la doctora Irene Fernández, de la unidad de Síndromes de Sensibilización Central en el Hospital de Sant Pau, que conoce y entiende la enfermedad de manera holística, y es la primera que realmente me ha explicado qué es la fibromialgia, después de más de veinte años sufriéndola.